¿Por qué cuesta tanto salir de la zona de confort?

A priori todo está funcionando bien. Quizá medianamente bien o quizá incluso bastante bien. Te sientes cómodo y seguro con el momento presente, no crees que haya que cambiar nada. Tu empresa se ha regido por los mismos procesos durante muchos años, y aquí sigues estando, al pie del cañón, con el desgaste natural del pasar del tiempo, pero asentado y cómodo.